¿Conoces los múltiples beneficios de consumir grasas saludables?

Por Edu Carballeira Pues si, los ácidos grasos, como el omega 3, son imprescindibles para la formación de las membranas de nuestras células y precursores de moléculas mediadoras en los procesos inflamatorios (i.e. prostaglandinas), destacan por su acción vasodilatadora y su efecto sobre la disminución de la presión arterial y la trombosis. Se ha señalado que previenen la aparición de enfermedades cardiovasculares, arritmias y muerte súbita. En los últimos 35 años se han publicado más de 20.000 estudios científicos que muestran los beneficios del consumo de ácidos Omega 3 en todos los grupos de edad y en la prevención de enfermedades crónicas (Fig.1): Figura 1. Evolución de las publicaciones sobre Omega-3 desde 1981 a 2015. National Center for Biotechnology Information, U.S. National Library of Medicine (PubMed). Se ha demostrado que su consumo producen mejoras circulatorias que favorecen el transporte de nutrientes a los músculos esqueléticos, y cambios en la expresión de genes, produciendo que se incremente la oxidación de grasas en reposo, el incremento de gasto energético en ejercicio y la reducción en la acumulación de grasas. Además, suprimen las vías catabólicas y activan las vías anabólicas resultando en un incremento de la masa muscular, un aumento del metabolismo basal…

El camino del rendimiento

Lo has pensado muchas veces… Si mejoro esta técnica, si consigo ese giro, una mayor apertura… Ya sabes de qué hablo. ¿Cuál fue tu primera decisión? Puede que la más honorable y abnegada. Voy a convertir mis debilidades en fortalezas. Ahora pregúntate ¿cuál es el objetivo? ¿Cuál es tu objetivo? El mayor fracaso es sucumbir a tu deseo de querer ser bueno en todo. De desear lo que no tienes. Eso te hará perder tiempo y mejorarás hacia ningún lugar. Son palabras duras. Nadie te las dirá. Porque en el fondo queremos y creemos que todo es posible con esfuerzo, y en parte sí, pero escucha bien lo siguiente. Tienes algo. Algo que quizás nadie hace como tú, y te encuentras cómodo con ello, sí, lo sabes. Pero llega un momento en el que, como estás cómodo con ello, no te preocupas más de mejorarlo. Vienen los pensamientos sobre tus debilidades, tengo que potenciar esto… bla bla bla. Ahora es el momento. Afronta tus miedos a esforzarte de verdad en aquello que sobresales. Y no sólo sobresalgas. Sé el mejor. Cuando eres consciente de que el secreto está ahí, te darás cuenta del segundo, sé consciente de tus debilidades y trabaja con ellas…

Pon un entrenador en tu vida

Qué bien sienta el ejercicio ¿verdad? Esa sensación de volver a casa con el deber cumplido después de un entrenamiento no se paga con dinero. Al pasar dos meses ya no veo resultados. Me estoy empezando a aburrir. Tanto esfuerzo, con este tiempo lluvioso… mejor me quedo en casa. Voy mañana y lo hago más duro. Así lo hice, superé unos meses de altibajos. Me lesioné. Dice el médico que tengo una fractura por estrés. ¡Si yo me lo quito entrenando! Me han dado rehabilitación con fisioterapia. Parece que me encuentro mejor, hago unos ejercicios en casa pero rápidamente me olvido, me dicen que vaya poco a poco. Sigo adelante y me vuelvo a lesionar. ¡Yo quería correr una media maratón! Seguramente conozcas un caso similar o directamente sea el tuyo. Fíjate: siempre nos han dicho “el deporte es SALUD”. Entonces ¿por qué nos lesionamos? La respuesta es sencilla. Muchas veces hacemos lo que no debemos. ¿Qué quiere decir esto? Pues que, a pesar de que el ejercicio tiene grandes beneficios no siempre da el resultado que queremos, depende de la dosis. De cuánto entrenamos, de la intensidad a la que lo hacemos, de si hoy entreno y mañana descanso,…